Etiquetaje ambiental de vehículos y gestión de puntas de polución, herramientas básicas para la gestión de la contaminación urbana

seminario-barcelona-etiquetaje-ambiental8 Energía y Medio Ambiente

Barcelona albergó hoy el seminario formativo de la Fundación Naturgy, donde distintos expertos mostraron las claves para diseñar la movilidad urbana del futuro teniendo en cuenta medidas para reducir la contaminación urbana y mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades.

La Fundación Naturgy y el RACC, en colaboración con la Generalitat de Catalunya, celebraron hoy en Barcelona un seminario dedicado al etiquetaje ambiental de vehículos y la gestión de la contaminación urbana. Una decena de expertos de diversos campos del ámbito institucional, empresarial y universitario analizaron las medidas que se están tomando para reducir las emisiones contaminantes y compartieron la experiencia propia y de otros países.

En la sesión inaugural, participaron la directora general Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Generalitat de Catalunya, Mercè Rius; el director general del RACC, Xavier Pérez; y el director general de la Fundación Naturgy, Martí Solà.

Rius destacó el camino recorrido en Cataluña para aunar esfuerzos en la lucha contra la contaminación urbana e hizo un llamamiento para que el transporte público entre en el marco de las políticas sociales básicas. “Las mejoras ambientales en el transporte se pueden monetizar en términos de menores costes en salud”, afirmó. Así mismo, aseguró que la Generalitat trabaja para hacer frente a dos retos, el del cambio climático y el de la calidad del aire, cuyas soluciones pueden llegar a ser en ocasiones contradictorias. En el caso del diésel, por ejemplo, Rius recodó que permite reducir las emisiones de CO2, lo que es bueno a nivel global, pero incrementa la emisión de partículas, algo que empeora la contaminación urbana, que es local y afecta directamente a la salud de las personas. En este sentido, Rius se reafirmó en la apuesta por el vehículo eléctrico y los vehículos de gas natural.

Por parte del RACC, Pérez insistió en la necesidad de trabajar de forma rigurosa para que los ciudadanos puedan disfrutar de un aire más limpio en las zonas urbanas, pero garantizando al mismo tiempo la movilidad. Pérez reclamó medidas de aplicación sencilla, como la reinversión del nuevo impuesto sobre el CO2 en ayudas para renovar el parque móvil más antiguo y, por lo tanto, más contaminante; o vincular el impuesto de circulación a las emisiones del vehículo, para cumplir con el principio de quien contamina más, pague más. También destacó que es clave invertir en el transporte público y las infraestructuras de transporte: “La mejora de la red de cercanías y la potenciación de las áreas de park&ride son otras medidas en las que deberíamos trabajar”, afirmó el director general del RACC.

Ver sala de prensa