Expertos de toda España reunidos en Valencia hacen un llamamiento para mejorar la salud de los ciudadanos atajando la contaminación urbana

maria-eugenia-coronado-foro-tecnologico Energía y medio ambiente

Representantes del Gobierno español, la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de la capital del Turia, junto con la Fundación Naturgy y la UIMP coincidieron hoy en que atajar el problema de la contaminación urbana es prioritario para mejorar la calidad de vida de las personas.

La Generalitat Valenciana dedica unos 700.000 euros anuales al mantenimiento de la Red Valenciana de Vigilancia y Control de la Contaminación Atmosférica.

Representantes del Gobierno, la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia, junto a la UIMP y la Fundación Naturgy, participaron esta tarde en la apertura del foro tecnológico ‘Bases científico técnicas para la mejora de la calidad del aire en España’. Una treintena de expertos, reunidos hasta el jueves en Valencia, abordarán desde diferentes perspectivas el problema de la polución atmosférica que afecta a 9 de cada 10 personas que vive en una ciudad, según la OMS.

Para la subdirectora general de Calidad del Aire y Medio Ambiente Industrial del Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), Maj Britt Larka, “la calidad del aire que respiramos es un motivo de preocupación para las administraciones responsables, especialmente en áreas densamente pobladas. La OMS considera que la contaminación del aire es una causa principal de muerte prematura y enfermedad a nivel mundial, al aumentar la incidencia de un número importante de enfermedades respiratorias, cardiovasculares o inmunológicas”. Por todo ello, aseveró que “debemos dedicar los esfuerzos necesarios, a todos los niveles, para no defraudar el ambicioso propósito de mejorar nuestra calidad del aire”.

En este sentido, el MITECO ha elaborado el Programa Nacional de Control de la Contaminación Atmosférica, con el objetivo de reducir las emisiones de los principales contaminantes:  dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles no metánicos (COVNM), amoniaco (NH3) y partículas finas (PM2,5), en dos fases, para 2020 y para 2030. Este programa ya ha sido sometido al trámite de participación pública e información a interesados. Actualmente se están analizando las alegaciones recibidas.

Ver sala de prensa