Nathalie Roebbel (OMS): “La contaminación urbana causa siete millones de muertes prematuras cada año”

seminario-bruselas-calidad-aire-daniel-calleja Energía y medio ambiente

El Ayuntamiento de Madrid presentó, junto a Berlín y la región de Lombardía, los planes implementados para combatir la contaminación urbana y mejorar la calidad del aire, en una jornada en la que la OMS alertó de que el 91% de la población mundial respira aire contaminado.

La deficiente calidad del aire en la UE representa un coste anual de 24.000 millones de euros, según Daniel Calleja, director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

“Los efectos combinados de la contaminación del aire ambiente exterior y del doméstico causan alrededor de 7 millones de muertes prematuras cada año, por el aumento accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de pulmón e infecciones respiratorias agudas”. La coordinadora de Contaminación Atmosférica y Salud Urbana de la OMS, Nathalie Roebbel, alertó con estas cifras sobre las consecuencias de la calidad del aire en las ciudades, en el marco un seminario organizado por la Fundación Naturgy en Bruselas.

Roebbel recordó que el 91% de la población mundial respira aire contaminado y que más de 3.000 millones de personas cocinan con fuentes energéticas contaminantes en sus casas. “Las ciudades del mundo están creciendo rápidamente, y por ello las políticas para mejorar el aire urbano deben hacer frente a esta mayor exposición de las personas que viven en entornos urbanos”, aseveró Roebbel.

La representante de la OMS afirmó que es necesario un liderazgo global, coordinación entre los diferentes sectores sociales y las organizaciones intergubernamentales, planes nacionales y locales y, sobre todo, que la salud esté en el centro de las políticas urbanas. E hizo un llamamiento a las instituciones públicas para invertir más en medidas de prevención, que hoy apenas representan un 4% del gasto en salud pública.

En este sentido, María Eugenia Coronado, directora general de la Fundación Naturgy, afirmó que “no hay una solución única para tratar de mitigar la contaminación en las ciudades, que proviene principalmente del tráfico rodado, por lo que es imprescindible analizar con detalle cada área urbana para aplicar las medidas  óptimas que  permitan alcanzar los resultados deseados de reducción de emisiones contaminantes”. Destacó igualmente la necesidad de establecer  medidas  adecuadas para cada ciudad, teniendo en cuenta la relación coste-beneficio versus los resultados esperados, y considerando, entre otras, las características geográficas y climáticas, los hábitos y necesidades de sus habitantes y  las alternativas tecnológicas y de combustible que permitan mayor sostenibilidad según su uso.

Por su parte, Daniel Calleja, director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea (CE), que participó en la apertura del seminario, enfatizó la mejora de la calidad del aire en zonas urbanas a través de acciones a nivel europeo, nacional, regional, local y por parte del sector privado. Calleja señaló que, en la UE, la deficiente calidad del aire causa 400.000 muertes prematuras y supone un coste de 24.000 millones de euros cada año, También recordó que la calidad del aire es la segunda preocupación de los ciudadanos de la UE, sólo por detrás del cambio climático. Por ello, la Comisión Europea ha iniciado un proceso de evaluación regulatoria de la legislación medioambiental.

Ver sala de prensa