calentador de agua

Calentador de agua

Fabricante: Vaillant
Cobre y hierro
c. 1906-1907
MG 148

Fotógrafo desconocido
© Museo del Gas de la Fundación Gas Natural Fenosa, 2017.

A mediados del siglo XIX, el gas empezó a utilizarse para calentar el agua para usos sanitarios. En sus inicios, el funcionamiento de los calentadores de agua se realizaba mediante los gases de la combustión del gas en un quemador. Aun así, durante todo el proceso, los humos se mezclaban con el agua y esta salía sucia. Más tarde se presentaron inventos más innovadores que resolvieron este reto. Con estos avances se permitía que el agua caliente saliera limpia para el consumidor.

Se fueron sucediendo varios inventos hasta que se consiguió aislar el circuito del agua de los gases, gracias a un serpentín. Desde entonces, una gran parte de los calentadores de agua tenían forma cilíndrica y se ubicaron en el baño, muy cerca de la bañera. El agua fría entraba en el aparato por la parte superior y, a medida que iba bajando por el serpentín, se calentaba. Esto pasaba gracias al calor producido por la combustión del gas del quemador ubicado en la parte inferior del aparato.

A pesar de la tendencia general, también se comercializaron calentadores de agua en forma rectangular. Este formato permitía la instalación en una pared o en un ángulo de la casa. Un ejemplo de ello es la pieza de la colección que se presenta, fabricada por Vaillant. El calentador presenta una particularidad muy destacada: la piel de cobre escamada que la recubre.