Contador de demostración de tipo hidráulico

Fabricado por la Compagnie pour la Fabrication des Compteurs et Matériel d’Usines à Gaz
París Principios del s. XX
Acero policromato y latón
Número de registro: CN 109
De la fotografía: Contador de demostración
Fotógrafo: Dani Rovira
© Museo del Gas de la Fundación Gas Natural Fenosa, 2017

Con la llegada del gas a los hogares a principios del siglo XX, se crearon aparatos para medir el consumo de gas de los abonados. El primer aparato de esta tipología, que fecha de 1815 y fue ideado por el inglés Samuel Clegg, presentaba problemas de estanqueidad y producía oscilaciones constantes en las llamas de los aparatos de gas. Para mejorar estos inconvenientes en el aparato, se creó un nuevo ingenio en forma de tambor que se sumergía en el agua hasta una altura fija y se dividía en cuatro compartimentos que se iban llenando y vaciando constantemente.

Dentro de los compartimentos de este ingenio, la presión del gas actuaba haciéndoles rodar y activando unos engranajes que transmitían así las unidades de medida que calculaban el gas consumido por el cliente. Aun así, este modelo y los que lo sucedieron todavía contaban con un sistema bastante sencillo de cálculo. Es por ese motivo que los fabricantes crearon aparatos de demostración, como este que preserva el Museo del Gas de la Fundación Gas Natural Fenosa, que exhibían en los comercios o en los hogares de los abonados con el fin de certificar la eficacia y la veracidad de cálculo de la energía consumida.

El aparato que mostramos en este artículo era de tipo hidráulico y fue fabricado en París por la Compagnie pour la Fabrication des Compteurs et Matériel d’Usines à Gaz, una de las empresas más importantes del sector gasista en Francia de la época.