La Fundación Naturgy reúne una extensa colección de piezas relacionadas con el patrimonio de la energía. En concreto, se trata de elementos representativos del mundo del gas, de la electricidad, y de la creación y la generación de estas energías. El compendio de piezas se inició en 1977, fecha en la que se inauguró una exposición permanente visitable en la sede social histórica de la compañía energética, en Barcelona, ubicada en la calle de Portal del Ángel.
Horno.  Colección de Fundación Naturgy

listaColección heterogenia
Testigo del pasado industrial y de la innovación tecnológica del país en el ámbito de la energía.

listaObjetos originales
Hilan un relato de la transformación vivida entre finales de siglo XIX y principios del XX.

listaÁmbito industrial y material eléctrico
Material de las antiguas fábricas de gas y objetos de generación eléctrica.

La Colección de objetos que se preserva es muy heterogenia, testigo del pasado industrial y de la innovación tecnológica del país en el ámbito de la energía. Los objetos originales custodiados permiten hilar un relato que explica la época histórica comprendida entre finales de siglo XIX y principios del siglo XX, una etapa de múltiples cambios en una sociedad que vio como el mundo que conocía se transformaba a pasos agigantados.

A finales del siglo XIX, con la llegada de la iluminación por gas en las calles de las ciudades, los hábitos de vida cambiaron y se rompió con el ciclo agrícola marcado por la luz del sol. Es en este contexto cuando, en 1842, se alumbraron las primeras farolas de gas en las calles principales de Barcelona, siguiendo el ejemplo de otras ciudades europeas como Londres, en 1810, o París, en 1815. La Colección cuenta con numerosos objetos originales que ilustran esta época moderna, desde antiguos mapas que trazan la distribución del alumbrado público, a las farolas de época más representativas, las cañas que permitían encenderlas, así como los uniformes y los demás enseres que utilizaban los faroleros en su trabajo diario de encendido y apagado de farolas en el horario que indicaba el consistorio de la ciudad.

Con posterioridad, cuando el alumbrado público pasó a abastecerse mediante la corriente eléctrica, el gas empezó a utilizarse en los hogares, las fábricas y los talleres y, con estos nuevos usos, nació un amplio catálogo de aparatos y objetos que funcionaban con gas y que se denominaron gasodomésticos. La Colección de la Fundación Naturgy cuenta con una selección de piezas significativas, clasificadas por tipologías, que, en su tiempo, facilitaron las tareas domésticas e industriales, aportando más confort y modernidad a la sociedad. Entre los gasodomésticos que se conservan destacan lámparas, cocinas, rizadores de pelo o bigote, calentadores de agua, estufas, contadores, planchas, etc.

La pieza del mes

Si quieres conocer más sobre la Colección de la Fundación Naturgy, cada mes te explicamos la historia que esconde una pieza destacada.

Gasodomésticos

Consulta la colección de gasodomésticos de la Fundación Naturgy.

coleccion-arteEn el ámbito industrial, la Colección conserva una amplia selección de material procedente de las antiguas fábricas de gas manufacturado, donde se producía el gas a partir del carbón de hulla. Más adelante, desde 1960, esta energía pasaría a obtenerse mediante las naftas del petróleo, llegando a niveles más elevados de producción. En este ámbito destaca, por un lado, el material de laboratorio que permitía el análisis y la medición del poder calorífico del gas, donde se conservan búnsenes, autoclaves, embudos de decantación, probetas o balanzas de precisión, entre otros objetos; y, por otro lado, una variedad de herramientas como martillos, mordazas, yunques, berbiquís, etc.

Tras la fusión de Gas Natural con Unión Fenosa, en 2010, la Colección incorporó a sus fondos un gran número de objetos relacionados con la generación eléctrica. Destacan una selección de aparatos de medida como son los voltímetros, los amperímetros, los manómetros, los contadores, así como una amplia muestra de modelos distintos de bombillas y otros materiales vinculados al ámbito de la electricidad.

Con el fin de explicar y publicitar los beneficios de las nuevas energías y sus utilidades, la compañía encargó campañas promocionales a los mejores creativos de cada época. La Colección cuenta con un fondo de pintura y obra gráfica que representa la actividad fabril y empresarial, así como las comodidades que las nuevas energías ofrecían. En este ámbito, destacan obras de artistas como Lola Anglada, Joan Junceda, Cesc y J. Segrelles -que realizaron ilustraciones que mostraban las novedades de la introducción del gas para acciones publicitarias y pedagógicas de la compañía-; las imágenes editadas por el cineasta Ramon de Baños –que aportan un material fotográfico que muestra las antiguas fábricas de gas embellecidas e idealizadas-; o campañas desarrolladas por diseñadores como Norberto Chaves e Yves Zimmermann –que plasmaron gráficamente los valores de una marca energética creciente, con vocación de modernidad y liderazgo-.

Por último, la Colección cuenta con un pequeño fondo de objetos actuales que ofrecen las herramientas para comprender el presente y el futuro de las energías, transmitiendo la importancia de la eficiencia energética, así como del desarrollo de la tecnología, en aras a la mejora de la calidad del aire y a la sostenibilidad del planeta. En este ámbito, cabe destacar una motocicleta accionada por baterías eléctricas, varios prototipos de aerogeneradores, turbinas eléctricas, entre otros objetos.