contador de gas

Contador de gas

Hierro policromado en color rojo
Principios del siglo XX
Fabricado por Kromschroeder, S.A.
MG-2709 / CN-11

Este es un  ejemplar de contador de gas de pago de principios del siglo XX.  Este contador lo podéis encontrar en la vitrina de la planta -1 del Museo del Gas de la Fundación Gas Natural Fenosa, donde está expuesto de manera permanente.

Los contadores de gas fueron evolucionando durante la historia gasista y existen de dos tipos. Los contadores de fábrica, que proporcionaban una gráfica de la producción de gas cada 24 horas mediante un mecanismo de registro que marcaba las subidas y bajadas de producción y los contadores de abonado,  que indicaban el consumo diario del usuario en sus casas y  servía para cobrar el suministro. El que se muestra en la imagen pertenece a este segundo tipo de contador.

Antes de estos contadores, el consumo se media por la magnitud de la llama y la duración del alumbrado. Es decir, se medía el volumen aproximado que podía gastar el mechero. Pero el resultado era poco exacto para el suministrador e incómodo para el cliente.

Para solucionar este problema, en 1815, Samuel Clegg instaló por primera vez un aparato formado por dos campanas que se llenaban y se vaciaban alternativamente y que le permitía saber el gas consumido.  Este modelo fue evolucionando gracias a las investigaciones y aportaciones de Malam, Crosley, Warner-Corvan, Siry Lizars, entre otros, sacando al mercado nuevos tipos de contadores de abonado según su funcionamiento, los contadores hidráulicos, los de aceite y los secos.

El que se muestra en la imagen es de tipo seco. Este tipo de contador medía el gas con dos fuelles que se llenaban y se vaciaban alternativamente.

La presión del gas se encargaba de producir un movimiento circular con ayuda de unas palancas que accionaban el conjunto de engranajes del equipo de registro.

Se considera el inventor de este contador a un obrero llamado Bogardus, pero fue patentado por Berry hacia 1833.

Una de las ventajas de este contador era que desaparecía el problema de la nivelación que tenían los contadores húmedos y que no se congelaba a temperaturas bajas, por lo que fueron más utilizados en países fríos, donde se fue perfeccionando su funcionamiento, a pesar de que finalmente no  tuvieron el éxito que se esperaba.

La particularidad de este contador que mostramos es que es un contador de pago previo. Este mecanismo permitía al abonado procurarse el gas mediante la introducción de unas monedas en el contador.  La válvula de paso, se abría cuando el consumidor introducía las monedas, dejando la entrada de gas abierta. El volumen de gas disponible dependía de la cantidad de dinero introducida. Estos contadores sirvieron para facilitar el uso del gas en consumidores donde resultaba difícil el cobro mensual o en los casos que no se estaba dispuesto a dejar el depósito de garantía que se tenía que abonar para otro tipo de contadores. 

*Bibliografía:

Alayo, J.Carles y Barca, Francesc X.,  La tecnología del gas a través de su historia; edición de Fundación Gas Natural Fenosa ,  LID editorial , 2011.