Las instalaciones de cogeneración necesitan un plan de renovación para mantener su contribución a los objetivos de descarbonización y a la competitividad de la industria

portada_libro_gasnatural_ES Sin categoría

Un estudio sostiene que es necesario impulsar planes de renovación de las instalaciones de cogeneraciones existentes, que evitan la emisión de unos 4 millones de toneladas de CO2 al año.

Estas instalaciones son claves para mantener la eficiencia energética de sus procesos y un factor importante de competitividad de las empresas.

Más del 80% de la energía producida por estas instalaciones es transformada a partir de gas natural, cuyo uso aporta una importante reducción de emisiones.

Las instalaciones de cogeneración evitan la emisión de aproximadamente 4 millones de toneladas de CO2 al año, contribuyendo de esta forma a la descarbonización de la economía en el marco del Pacto Verde Europeo.

Por ello, es necesario que se desarrollen planes que incentiven la renovación de las instalaciones existentes. Lo afirman los autores del informe “En gas natural en la industria”, elaborado por Lonjas Tecnología, S.A., empresa especializada en ingeniería y construcción de instalaciones de cogeneración y de energías renovables, que opera en el sector de la energía a nivel mundial.

En la actualidad, las instalaciones de cogeneración en la industria representan más del el 90% de la potencia total de cogeneración instalada en España. El país cuenta con más 5.000 MW de potencia de cogeneración, que aportan el 23% de la energía térmica consumida por la industria y el 13% del total del consumo de energía eléctrica de nuestro país, según el informe publicado por Fundación Naturgy.

“Para que esta tecnología siga contribuyendo al ahorro de energía primaria y a la reducción de las

emisiones de gases efecto invernadero (4 Mt CO2), es necesario que se desarrollen planes para incentivar la

renovación de las instalaciones existentes”, afirman los autores de estudio.

En los próximos diez años, un alto porcentaje de las instalaciones de cogeneración llegará al final de su vida retributiva, que es lo que ha compensado a las industrias el esfuerzo de la inversión que han tenido que realizar para rentabilizar este tipo de instalaciones, así como para mantenerlas operativas.

En el caso de España, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) presentado a la Comisión Europea prevé la renovación de 1.200 MW de los 2.400 MW de potencia de cogeneración que retribución en los próximos diez años. “Esta medida implicará un incremento del consumo de energía primaria y de las emisiones emitidas a la atmósfera, además de la pérdida de la competitividad de muchas empresas de nuestro sector industrial que actualmente utilizan la tecnología de cogeneración, por lo que su reevaluación debería ser considerada”, afirman los autores.

Todos los planes nacionales europeos presentados ante la UE para contribuir a los objetivos de descarbonización, además de las energías renovables tienen como denominador común el incremento de la eficiencia energética, que en el sector industrial se logra en gran medida gracias a la cogeneración.

El peso del gas natural en la cogeneración

Según el informe, “este alto grado de desarrollo de la cogeneración en la industria es un claro indicador de que la utilización de esta tecnología, para suministrar la energía térmica que demandan sus procesos, supone

un claro factor de competitividad para la industria”. En este sentido, el documento destaca la relevancia del sector industrial “no sólo en cuanto a consumo de energía, sino también en cuanto a generación de riqueza y empleo”.

“En este sector, el uso del gas natural como fuente de energía ha sido y es importante, y de manera

específica, en las instalaciones de cogeneración, las cuales además de impulsar la competitividad

de las empresas contribuyen de manera significativa a la reducción del consumo de energía primaria

y de las emisiones de gases efecto invernadero”, sostienen los autores.

Más del 80% de la energía producida por estas instalaciones es transformada a partir de gas natural, que representa el 40% del total de consumo de gas natural de la industria de nuestro país.

En este sentido, los autores afirman que “en el actual contexto de transición energética, y teniendo en cuenta las dificultades que tienen las fuentes de energía renovable para satisfacer el volumen de la demanda de energía térmica de la industria, el gas natural juega un papel fundamental al ser una fuente de energía con disponibilidad, capacidad y fiabilidad para dar suministro a la demanda térmica, con menor factor de emisiones y con capacidad eficaz, para en un futuro, mezclado con otros combustibles como el hidrógeno renovable, lograr una mayor reducción de las emisiones en la industria”.

Fundación Naturgy

Este nuevo informe forma parte de las actividades que la Fundación Naturgy realiza sobre temáticas relacionadas con la energía y el medio ambiente, desde el debate serio y riguroso, con el objetivo fundamental de promover el uso racional de los recursos energéticos y fomentar un desarrollo sostenible. La Fundación, fundada en 1992 por la compañía energética, también desarrolla programas de acción social, tanto en el ámbito nacional como internacional, incidiendo especialmente en actuaciones destinadas a paliar la vulnerabilidad energética.

Madrid, 18 de noviembre de 2020